A consecuencia de las reflexiones anteriores,  sobretodo después de asumir la separación en mi matrimonio. La cercanía con las personas de mi entorno era de vital importancia, de ahí la necesidad de verlas cerca, percibirlas cerca. Entonces utilicé la cámara fotográfica como un instrumento de cercanía. Era la primera ocasión que reproducía originales por encargo y además eran mayores al tradicional 11X14 que yo imprimía en mi laboratorio.
La museografía corrió por cuenta de Víctor Zavala.