Es la primera ocasión en la que he fotografiado desnudo. Y descubrí los diferentes motivos por los cuales uno fotografía desnudos: reconocía un impulso erótico que poco tenía que ver con la fotografía, y más con mi gusto por la desnudez femenina. Que al final nada tiene de malo. Desde entonces no he vuelto ha fotografiar mujeres desnudas, mas que por mera curiosidad vouyerista.