Continuación del proceso reflexivo a cerca del paisaje panorámico iniciado en "viajes fragmentados" pero en la Playa Miramar. Es un trabajo nostálgico personal, sin ninguna pretensión más que agotar el espíritu en las noches en vela.